5 - Méritos no tengo


Méritos no tengo, eso bien lo sé.
Cristo me ha salvado, sólo por la fe.
¡Fuera la jactancia!, la gloria Le doy:
tan sólo por gracia Cristo me salvó.

Nuestra fortaleza, nuestra protección,
nuestro fiel socorro, nuestro galardón,
nuestro gran refugio, nuestra salvación,
es el Dios que adora nuestro corazón.

Que otros en sus fuerzas quieran descansar
o en las que este mundo les promete dar...
Nunca todas ellas se han de comparar
con Las que podemos en Jesús hallar.

¿Ves algún error? escríbenos