9 - Que mi vida entera esté


Que mi vida entera esté consagrada a Ti, Señor,
que a mis manos pueda guiar el impulso de Tu amor.

Lávame en Tu sangre, Salvador, límpiame de toda mi maldad;
¡traigo a Ti mi vida para ser, Señor, Tuya por la eternidad!

Que mis pies tan sólo en pos de lo santo puedan ir;
y que a Ti, Señor, mi voz se complazca en bendecir.

Que mis labios al hablar hablen sólo de Tu amor;
que mis bienes ocultar no los pueda a Ti, Señor.

Que mi tiempo todo esté consagrado a Tu loor,
y mi mente y su poder sean usados en Tu honor.

Toma, oh, Dios, mi voluntad y hazla Tuya, nada más;
toma, sí, mi corazón, y Tu trono en él tendrás.

Toma Tú mi amor, que hoy a Tus pies vengo a poner;
¡toma todo lo que soy, todo Tuyo quiero ser!

¿Ves algún error? escríbenos