14 - Dime la antigua historia


Dime la antigua historia del celestial favor
de Cristo y de Su gloria, de Cristo y de Su amor.
Dímela con llaneza propia de la niñez,
porque es mi mente flaca y anhelo sencillez.

Dime la antigua historia, cuéntame la victoria:
háblame de la gloria de Cristo y de Su amor.

Dime esa grata historia con lentitud, y, así,
conoceré la obra que Cristo operó por mí.
Dimela con frecuencia, pues soy dado a olvidar,
y el manantial rocío suele el sol disipar.

Dime tan dulce historia con tono claro y fiel:
murió Jesús, y salvo yo quiero ser por Él.
Dime esa historia siempre, si en tiempo de aflicción
deseas a mi alma traer consolación.

¿Ves algún error? escríbenos