20 - Del santo amor de Cristo


Del santo amor de Cristo, que no tendrá su igual,
de su divina gracia, sublime y eternal;
de su misericordia, inmensa como el mar
y cual los cielos alta, con gozo he de cantar.

El amor de mi Señor, grande y dulce es más y más;
rico e inefable, nada es comparable al amor de mi Jesús.


Cuando Él vivió en el mundo, la gente Le siguió,
y todas sus angustias en Él depositó;
entonces, bondadoso, su amor brotó en raudal
incontenible, inmenso, sanando todo mal.

Él puso en las pupilas del ciego nueva luz,
la eterna luz de vida que centellea en la cruz,
y dio a las almas todas la gloria de Su ser
al impartir Su gracia, su Espíritu y poder.

Su amor, por las edades del mundo, es el fanal
que marca esplendoroso la senda del ideal;
y el paso de los años lo hará más dulce y más
precioso al darle al alma Su incomparable paz.

¿Ves algún error? escríbenos