26 - Roca de la eternidad


Roca de la eternidad, fuiste abierta Tú por mí,
sé mi escondedero fiel; sólo encuentro paz en Ti,
rico, limpio manantial en el cual lavado fui.

Aunque sea siempre fiel, aunque llore sin cesar,
del pecado no podré justificación lograr:
Sólo en Ti teniendo fe deuda tal podré pagar.

Mientras haya de vivir, y al instante de expirar,
cuando vaya a responder en Tu augusto tribunal,
sé mi escondedero fiel, Roca de la eternidad.

¿Ves algún error? escríbenos