35 - Seguid al Maestro


Seguid al Maestro: no importa sufrir
aunque haya enemigos y obstáculos mil.
Si estrecha es la senda, no retroceded:
siguiendo al Maestro, podremos vencer.

Proseguid siempre adelante con el escudo de Dios,
a las órdenes del Jefe que nos guía con Su santa Voz.

Seguid al Maestro por todo lugar,
lo mismo en peligros que en la oscuridad.
Si oscura es la senda, seguid sin temor,
su rostro glorioso nos da resplandor.

Seguid al Maestro sin titubear,
sus órdenes todos cumplid sin tardar.
Estemos alerta cual hijos de luz
y grande victoria darános Jesús.

¿Ves algún error? escríbenos