40 - Toma mi alma


Toma mi alma, toma mi ser,
y que Tu llama pueda en mí arder.
Que mi vida entera brille sin cesar
mientras camino a mi eterno hogar.

Cuando yo medito en Jerusalem,
tierra de los santos, tierra de Israel,
la Biblia me dice que en esa ciudad
todos los creyentes vamos a morar.

Sé Tú mi fuerza cuando débil soy,
sé mi consuelo cuando triste estoy.
Que el mundo a Cristo pueda en mí hoy ver,
y que Tu gracia fluya por mi ser.

Cuando la mañana llegue para mí,
y con Su pueblo pueda yo vivir,
mi alma para siempre Le bendecirá,
en las mansiones de mi eterno hogar.

¿Ves algún error? escríbenos