92 - De paz inundada mi senda


De paz inundada mi senda ya esté
o cúbrala un mar de aflicción,
mi suerte cualquiera que sea, diré:
"Alcancé, alcancé salvación."

Alcancé salvación, alcancé, alcancé salvación.

Ya venga la prueba o me tiente Satán,
no mengua mi fe ni mi amor;
pues Cristo comprende mis luchas, mi afán,
y Su sangre obrará en mi favor.

Feliz yo me siento al saber que Jesús
libróme de yugo opresor,
quitó mi pecado, clavólo en la cruz.
Gloria demos al buen Salvador.

La fe tornaráse en gran realidad
al irse la niebla veloz,
desciende Jesús con Su gran majestad,
¡Aleluya! Estoy bien con mi Señor.

¿Ves algún error? escríbenos