204 - Eleva, alma mía


Eleva, alma mía, tu mente a los cielos;
allí en luz y gloria contempla al Señor.
No temas humilde llegarte a Su Trono,
que es trono de gracia, fundado en amor.
Que es trono de gracia, fundado en amor.

Temiera, Dios mío, si en propia justicia
osara apoyado llegar hasta Ti;
mas ora Tu misma justicia soy hecho,
en Cristo que ha dado Su vida por mí.
En Cristo que ha dado Su vida por mí.

Me acerco cual hijo que viene a Su Padre,
cual hijo que acude gozoso al hogar,
y el grato reposo, las tiernas delicias
que explayan el alma, desea gozar.
Que explayan el alma, desea gozar.
---
Me acerco y postrado delante del Trono,
do irradia la gracia, perdón y salud,
humilde Te adoro, y ansío ofrecerTe
el dulce homenaje de mi gratitud.
El dulce homenaje de mi gratitud.

Ansío mis voces unir a las voces,
del coro que eleva cantar celestial,
y en santa armonía loar Tus bondades,
Tu eterna justicia, Tu gloria inmortal.
Tu eterna justicia,Tu gloria inmortal.

Acepta, Dios mío, mi ofrenda, aunque pobre.
Conozco, humilde, su escaso valor;
mas hágala grande, valiosa a Tus ojos,
el nombre adorado de Cristo el Señor.
El nombre adorado de Cristo el Señor.

¿Ves algún error? escríbenos