224 - En un aposento alto


En un aposento alto, con unánime fervor,
ciento veinte esperaban la promesa del Señor.

///Dios, manda Tu gran poder///
a cada corazón.

Con estruendo de los cielos, descendió la gran virtud:
todos fueron bautizados con el Santo Espíritu.

Este gran poder antiguo es del fiel celeste don,
prometido a los creyentes de humilde corazón.

Un bautismo de poder necesitamos aquí,
para dar buen testimonio y para crecer en Ti.

Dios está restituyendo este gran Pentecostés,
y el Espíritu Sus dones nos reparte otra vez.

¿Ves algún error? escríbenos