228 - Cantad, cantad, mortales


Cantad, cantad, mortales, que Cristo ya nació;
y por salvar las almas, humilde se encarnó.
Por Su bondad tan pura, Él en la cruz murió;
ya libres Él nos hizo, de ruina nos sacó.

Cantad, cantad, mortales, que Cristo os redimió,
de par en par, las puertas del cielo nos abrió.
La plenitud de gloria, cantad, que nos llegó,
nos hizo ya libertos, de ruina nos sacó.

¿Ves algún error? escríbenos