243 - No hay otro como Él


No hay otro como Él, sólo Él es Señor.
Mi alma Le engrandece a Él: Es mi Salvador.
Su luz bienhechora siempre me alumbró;
en Su gracia siempre me llevó.

Dios de nuestros padres, santifícanos;
danos Tus preceptos y Tu salvación.
Dios de nuestros padres, purifícanos;
Tú eres nuestro amparo, sólo Tú, Señor.

Cantaré Tu Santidad con veneración.
Santo, Santo, Santo es Él: Dios de Salvación.
La Tierra está llena de la Gloria de Él.
El Eterno es el Dios de Israel.

Da paz, vida, fuerza y luz a Tu pueblo hoy.
Danos Ley, vida y amor, merced y equidad.
Danos Tu clemencia, bendición y paz,
y Tu pueblo vivirá en solaz.

¡Qué bendito es el Señor! Rey del mundo es.
Su Nombre ensalcemos hoy, cantemos canción,
tañendo con gozo salmos en Su loor,
al eterno Dios y Creador.

¿Ves algún error? escríbenos