245 - La voz de mi amado oí


La voz de mi amado oí. Es el tiempo de la canción.
Mi amado pronto viene ya; tras la celosía, Le veré.

Te alabaré, Dios de Israel, con amor eterno Te amaré.

Como ungüento suave es Él, como lirio en el espinal,
como rosa de Sarón. Es el tiempo de la canción.

Como el cervatillo, viene Él saltando los montes de Beter,
y las sombras todas huirán, porque viene el Día del Señor.

¿Ves algún error? escríbenos