338 - La ley del Señor es perfecta


La ley del Señor es perfecta,
que convierte el alma.
El testimonio del Señor es fiel,
que hace sabio al sencillo.

//Deseables son más que el oro,
que mucho oro afinado,
y dulces más que la miel
que destila el panal.//

Los mandamientos del Señor
son rectos,
que alegran el corazón.
El precepto del Señor es puro,
que alumbra los ojos.

El temor del Señor es limpio,
que dura para siempre.
Los juicios del Señor son verdad,
todos justos.

¿Ves algún error? escríbenos