503 - Cuando el corazón ensancha el Señor


Cuando el corazón ensancha el Señor,
por el mandamiento correré.
Bien me gozaré, Te bendeciré
por las maravillas de Tu Ley.

Hazme conocer Tu santa verdad,
que Tu testimonio brille en mí,
que mi corazón muy guardado esté
por las maravillas de Tu Ley.

Yo me gozaré en Tu santa ley,
más que el oro yo la estimaré.
Yo meditaré, consideraré,
y en Tus estatutos viviré.

No me olvidaré de Tu santa ley,
porque en ella Tú me sostendrás:
vivifícame, hazme comprender
el camino en que debo andar.

Si me enseñas Tú, guardaré Tu Ley
y la cumpliré de corazón.
Porque en ella está toda Tu verdad.
Y en ella está mi voluntad.

Venga a mí, Señor, Tu justicia y fe,
y en Tu Ley no me avergonzaré;
porque buenos son Tus juicios, Señor,
sólo en ellos libertad tendré.

¿Ves algún error? escríbenos