510 - A Jesucristo ven sin tardar


A Jesucristo ven sin tardar, que entre nosotros hoy Él está,
y te convida con dulce afán, tierno diciendo: "Ven".

¡Oh, cuán grata nuestra reunión
cuando allá, Señor, en Tu mansión
conTigo estemos en comunión gozando eterno bien!

Piensa que Él sólo puede colmar tu triste pecho de gozo y paz;
y porque anhela tu bienestar, vuelve a decirte: "Ven".

Su voz escucha sin vacilar, y grato acepta lo que hoy te da;
tal vez mañana no habrá lugar: no te detengas, "Ven".

¿Ves algún error? escríbenos