553 - Bendito eres, Señor


Bendito eres, Señor; enséñame Tus leyes.

Dichoso el que, con vida intachable,
camina en la voluntad del Señor;
dichoso el que guardando Sus preceptos,
lo busca de todo corazón.

Ojalá esté firme mi camino,
para cumplir Tus consignas;
entonces no sentiré vergüenza
al mirar Tus mandatos.

Te alabaré con sincero corazón,
cuando aprenda Tus justos mandamientos;
quiero guardar Tus leyes exactamente.
Tú no me abandones.

¿Cómo podrá un joven andar honestamente?
Cumpliendo Tus palabras; te busco de todo corazón,
no consientas que me desvíe de Tus mandamientos.

Mis labios van enumerando
los mandamientos de Tu boca;
mi alegría es el camino de Tus preceptos,
más que todas las riquezas.

¿Ves algún error? escríbenos