795 - En el seno de mi alma


En el seno de mi alma una dulce quietud
Se difunde embargando mi ser,
Una calma infinita que solo podrán
Los amados de Dios comprender.

Paz, paz, cuán dulce paz
Es aquella que el Padre me da;
Yo le ruego que inunde por siempre mi ser,
En sus ondas de amor celestial.

Qué tesoro yo tengo en la paz que me dio,
Y en el fondo del alma ha de estar
Tan segura que nadie quitarla podrá
Mientras miro los años pasar.

Sin cesar yo medito en aquella ciudad
Do al Autor de la paz he de ver,
Y en que el himno más dulce que habré de cantar
De Su paz nada más ha de ser.

Alma triste que en rudo conflicto te ves,
Sola y débil tu senda al seguir,
Haz de Cristo tu amigo, pues fiel siempre es,
¡Y Su paz tú podrás recibir!

Esta paz inefable consuelo me da,
pues descanso tan sólo en Jesús,
y en peligro mi alma ya nunca estará,
porque estoy inundado de luz.

¿Ves algún error? escríbenos