Nº 1.810 – 10 de Marzo de 2019

Publicado por Unánimes en

Lo que estamos experimentando en este tiempo en la congregación, son sólo las primeras gotas de la lluvia tardía del Espíritu Santo.  Pronto, muy pronto, va a explotar una bendición muy grande de parte del Señor.  La profecía de Joel que comenzó a cumplirse en aquel día de Pentecostés, se aproxima a una nueva realización en esta generación: “Después de esto derramaré mi espíritu sobre todo ser humano, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones.”  (Joel 2:28)

Ya estamos viendo cada vez más señales que apuntan al fin de este siglo: “Haré prodigios en el cielo y en la tierra, sangre, fuego y columnas de humo.  El sol se convertirá en tinieblas y la luna en sangre, antes que venga el día, grande y espantoso, de Jehová.  Y todo aquel que invoque el nombre de Jehová, será salvo; porque en el monte Sión y en Jerusalén habrá salvación, como ha dicho Jehová, y entre el resto al cual él habrá llamado.”  /Joel 2:30-32)

El resto o remanente lo está preparando el Señor para dar una última invitación a todos los habitantes de este planeta para que sean salvos y vengan a rendirse ante la Verdad.  Y la cosecha de vidas va a ser la mayor de la Historia: “TODO AQUEL QUE INVOQUE EL NOMBRE DEL SEÑOR SERÁ SALVO.”

Debemos estar preparados para recibir a una gran multitud.  Tenemos que ampliar la “tienda de campaña” para que entren más.  ¡Ensancha tu corazón iglesia!  ¡Acoge!  Que vamos a recibir a muchos ángeles al ser tan hospitalarios.  Mensajeros que nos confirmarán el amor del Señor también por su pueblo de Vallecas.

Recuerda: ¡Vallecas! ¡¡Jesucristo!!

Pastor Antonio Martín Salado

Comparte
Categorías: Año 2019