Nº 1.661 – 1 de Mayo de 2016

Publicado por CC Eben-Ezer en

La oración no son solamente palabras.

Del mismo modo, el amor no es sólo tacto.

El estudio no es simplemente la lectura.

Tampoco es lo mismo dar que vivir la caridad.

La humildad no es simplemente rebajarse.

La bondad no es la mansedumbre que calla.

Tampoco es lo mismo la alegría que la risa.

La felicidad no es simplemente el ocio.

Ni el dolor se limita al llanto.

Pero cada día es una nueva oportunidad.

Con el nuevo sol podemos renovarnos.

Con libertad y con amor es fácil andar.

También es fácil tener en cuenta a los otros.

Así podemos sembrar los bienes que nos dan.

Por encima de todo, mira a Jesucristo y ama.

Contempla a Jesús, y perdona.

Sé claro sin herir.

Sé bueno sin complacencias.

Responde y pregunta sin miedo.

Escucha con atención para que te escuchen.

Responde con delicadeza… Perdona con generosidad… Ama con emoción… Comprende con amor.

Todos somos criaturas dignas de compasión: Tenla con los demás en la misma medida en que la quieres para ti.

Mucho amor.  Joaquín Yebra,  pastor.