Nº 1.903 – 20 de Diciembre de 2020

«Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.» 

(Isaías 9:6)

Esta es una de las muchas profecías de Isaías con respecto a Jesús. Un niño nos nació en Belén hace más de dos mil años y aquí se nos cuenta quién es y cuál es su misión. Un niño nació con un plan de Dios. El plan de Dios para Jesús es único e irrepetible por su personalidad única de «Dios con nosotros» y su tarea al rescate de toda la Humanidad. Sólo Jesús es el Salvador. Sólo Jesús es la Luz del mundo. Sólo Jesús es el Unigénito Hijo de Dios. Ese niñito del Espíritu Santo y de María marca una esperanza nueva y firme para todas las personas de todas las generaciones. El que le sigue no pasará la vida en la oscuridad sino que disfrutará de la luz de la auténtica Vida. Pasará del gobierno del mal al gobierno del bien. De la mentira a la verdad. De la injusticia a la justicia. Todas las niñas y niños de este mundo nacen con un plan de Dios. Y ese buen plan de Dios se cumplirá al conocer y seguir a Jesús. Para todos los niños y niñas del mundo: ¡Feliz Navidad! 

Pastor Antonio Martín Salado