Nº 1.909 – 31 de Enero de 2021

Publicado por Unánimes en

logotipo unánimes

«Hubo en tierra de Uz un varón llamado Job; y era este hombre perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal. Y le nacieron siete hijos y tres hijas. Su hacienda era siete mil ovejas, tres mil camellos, quinientas yuntas de bueyes, quinientas asnas, y muchísimos criados; y era aquel varón más grande que todos los orientales. E iban sus hijos y hacían banquetes en sus casas, cada uno en su día; y enviaban a llamar a sus tres hermanas para que comiesen y bebiesen con ellos. Y acontecía que habiendo pasado en turno los días del convite, Job enviaba y los santificaba, y se levantaba de mañana y ofrecía holocaustos conforme al número de todos ellos. Porque decía Job: Quizá habrán pecado mis hijos, y habrán blasfemado contra Dios en sus corazones. De esta manera hacía todos los días.  Un día vinieron a presentarse delante de Jehová los hijos de Dios, entre los cuales vino también Satanás. Y dijo Jehová a Satanás: ¿De dónde vienes? Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: De rodear la tierra y de andar por ella. Y Jehová dijo a Satanás: ¿No has considerado a mi siervo Job, que no hay otro como él en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal? Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: ¿Acaso teme Job a Dios de balde? ¿No le has cercado alrededor a él y a su casa y a todo lo que tiene? Al trabajo de sus manos has dado bendición; por tanto, sus bienes han aumentado sobre la tierra. Pero extiende ahora tu mano y toca todo lo que tiene, y verás si no blasfema contra ti en tu misma presencia.  Dijo Jehová a Satanás: He aquí, todo lo que tiene está en tu mano; solamente no pongas tu mano sobre él. Y salió Satanás de delante de Jehová.  Y un día aconteció que sus hijos e hijas comían y bebían vino en casa de su hermano el primogénito, y vino un mensajero a Job, y le dijo: Estaban arando los bueyes, y las asnas paciendo cerca de ellos, y acometieron los sabeos y los tomaron, y mataron a los criados a filo de espada; solamente escapé yo para darte la noticia. Aún estaba este hablando, cuando vino otro que dijo: Fuego de Dios cayó del cielo, que quemó las ovejas y a los pastores, y los consumió; solamente escapé yo para darte la noticia. Todavía estaba este hablando, y vino otro que dijo: Los caldeos hicieron tres escuadrones, y arremetieron contra los camellos y se los llevaron, y mataron a los criados a filo de espada; y solamente escapé yo para darte la noticia. Entre tanto que este hablaba, vino otro que dijo: Tus hijos y tus hijas estaban comiendo y bebiendo vino en casa de su hermano el primogénito; y un gran viento vino del lado del desierto y azotó las cuatro esquinas de la casa, la cual cayó sobre los jóvenes, y murieron; y solamente escapé yo para darte la noticia. Entonces Job se levantó, y rasgó su manto, y rasuró su cabeza, y se postró en tierra y adoró, y dijo: Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo volveré allá. Jehová dio, y Jehová quitó; sea el nombre de Jehová bendito. En todo esto no pecó Job, ni atribuyó a Dios despropósito alguno.»

(Job 1:1-22)

También exclamó Job después de tan enorme pérdida: «He aquí, aunque Él me matare, en Él esperaré; No obstante, defenderé delante de Él mis caminos, Y Él mismo será mi salvación, porque no entrará en su presencia el impío.» 

(Job 13:15-16)

Dios es Dios. Nosotros no somos Dios. Sólo somos carne, tierra, polvo… y al polvo volveremos todos los que estamos vivos hoy, si el Señor tarda unos pocos años en volver. Dios no está a mi servicio, sino nosotros al suyo. Dios no obedece nuestras órdenes. Más bien, somos nosotros siempre los que tenemos que obedecerle. ¿Quién conocerá la mente del Señor? O ¿Quién le enseñará o le instruirá? Dios no es Superman que evita todos los desastres y todas las calamidades. Repito, Dios no es Superman que hace girar la Tierra al revés para retroceder el tiempo y que Lois Lane vuelva a la vida después de morir sepultada a causa de un tremendo terremoto. Dios ha prometido estar con nosotros en todo momento y en toda aflicción. Pero la Vida Eterna, la ausencia de sufrimiento y muerte, sólo se nos promete en el Reino Venidero.

Gracias damos al Señor que nos consuela en todas nuestras tribulaciones porque Él es el Dios de toda consolación. 

Pastor Antonio Martín Salado