Nº 1.931 – 4 de Julio de 2021

El verano es tiempo de vacaciones por excelencia en España.  Todos debemos a provechar estos días, en la medida de lo posible, para relajarnos, descansar y estar con la familia y amigos.  Los deportistas de élite saben que deben ser tan disciplinados en el descanso como en el entrenamiento.  Vamos a ser más productivos en lo que el Señor nos ha encomendado si nos tomamos en serio el descanso.  No es una pérdida de tiempo, es una inversión en serio a largo plazo.  La tierra necesita dejarse en barbecho para que vuelva a ser fértil.  Todos sin excepción necesitamos un periodo sabático.  El apóstol Pablo le recomendó a Timoteo: “Ten cuidado de ti mismo” (1 Timoteo 4:16).  Es una llamada y un estímulo a cuidarse; nuestro cuerpo constituye lo que somos y el descanso y su buen trato nos hará más saludables en nuestra manera de ser y de comportarnos.  El verano es un tiempo muy favorable para desestresarnos, bajando el ritmo y tomándonos las cosas con mayor tranquilidad y sosiego.  Aún el fuerte calor nos invita a ir más despacio y a la siesta reparadora.  Por favor, cuida de ti mismo, nadie lo hará mejor que tú.  Así, después del estío y del periodo vacacional, bien descansados, estaremos reseteados para las nuevas tareas.  Además, este tiempo de pandemia requiere de nosotros un descanso si cabe más especial y lúdico.  No te olvides de tomarlo todo con buen humor y el descanso es necesario para estar de buen talante.  ¡Feliz verano familia Eben Ezer!

(Adaptado del boletín “A toda criatura” de Testimonio Cristiano a Cada Hogar)