Nº 1.937 – 15 de Agosto de 2021

«Y hay cuerpos celestiales, y cuerpos terrenales; pero una es la gloria de los celestiales, y otra la de los terrenales.»

1 Corintios 15:40

«El primer hombre es de la tierra, terrenal; el segundo hombre, que es el Señor, es del cielo. Cual el terrenal, tales también los terrenales; y cual el celestial, tales también los celestiales. Y así como hemos traído la imagen del terrenal, traeremos también la imagen del celestial.»

1 Corintios 15:47-49

Es maravilloso saber que nuestra naturaleza no es solamente terrestre. Somos también celestes. Ahora mismo, nuestro cuerpo está formado de materiales de este planeta Tierra. Pero en el futuro, el Señor nos dará otro cuerpo formado por otras materias del Universo. Llevaremos la imagen del celestial. Será un cuerpo «espiritual» que trae vida o es «vivificante». Nuestro cuerpo actual envejece y está sometido a las leyes físicas que conocemos. El nuevo cuerpo o habitación celestial no se degradará y estará regido por leyes más altas. Será alucinante vivir para siempre con el regalo de la vida del Eterno bajo una nueva forma que no podemos ni siquiera imaginar y con una belleza y perfección prodigiosas. Así que damos gracias a nuestro Padre Creador que nos dará un cuerpo semejante al de Su Hijo Jesucristo en Su resurrección, y todo, por el poder del Santo Espíritu. Amén. 

Feliz verano.

Pastor Antonio Martín Salado